Especialidades de la convocatoria para privar del derecho a voto 15/07/13

 

Es práctica habitual enviar las convocatorias para Juntas de Propietarios expresando que quien no esté al corriente en el pago el día de su celebración será privado del derecho a votar, tal y como prevé el artículo 15.2 de la LPH, sin embargo, ¿es esto suficiente?

 

La respuesta es NO. Si bien es cierto que el artículo 15.2 no expresaba esa necesidad de advertencia específica en la convocatoria, el Legislador sí que la requiere, introduciéndola mediante la Ley 8/1999, de 6 de abril, que vino a modificar el artículo 16.2 de la LPH, y que ahora literalmente dice “La convocatoria contendrá una relación de los propietarios que no estén al corriente en el pago de las deudas vencidas a la comunidad y advertirá de la privación del derecho a voto si se dan los presupuestos previstos en el artículo 15.2.”

 

Jurisprudencialmente, no se considera nula de pleno derecho la convocatoria que no se hubiere realizado de tal forma, sino que para estimar una impugnación por defectos en la convocatoria se tiene muy en cuenta la trascendencia de los acuerdos adoptados en la misma, y la incidencia que pudo tener sobre los demás copropietarios el conocer de antemano quién tiene derecho a voto, pues esa información puede ser fundamental en la decisión de cada comunero sobre si asistir a la Junta o no. Por ejemplo, véase Sentencia Audiencia Provincial de Asturias, Sec. 5.ª, 305/2009, de 30 de septiembre “Ya que el copropietario, debe de conocer antes de la convocatoria, no sólo su condición de votante o no, sino la de los demás participantes, ya que tratándose de acuerdos de importante repercusión la exigencia de determinadas mayorías, es esencial en la aprobación de los acuerdos, por lo que se ha de ser especialmente delicado a la hora de efectuar la convocatoria, ya que ello puede incidir sobre la voluntad de copropietario de asistir o no la misma. En consecuencia, se debe considerar que dicho defecto y tratándose de una convocatoria a la asamblea general ordinaria, es causa de nulidad, en consecuencia, procede confirmar la sentencia apelada.”

 

En conclusión, lo más ajustado a derecho es acompañar a la convocatoria la lista de propietarios morosos, especificando las cantidades adeudadas, y finalmente, con advertencia a todos ellos de que serán privados de su derecho a votar de no estar al corriente en el pago de cuotas antes del día de la Junta, o bien, de no haberlas consignado para entonces.

 

Inés Vera Goya

Abogada