Impugnación de acuerdos tomados en Junta de Propietarios 19/05/14

 

En principio, las Juntas Generales de propietarios pueden tomar cualquier clase de acuerdo que crean conveniente, siempre y cuando no sean contrarios a la ley o a los estatutos de la Comunidad ni resulten gravemente lesivos para la misma o para algún propietario en beneficio de otro.

 

Cuando se produce el caso de que la Junta tome una decisión que infrinja los anteriores requisitos, corresponde a los mismos propietarios contrarios al acuerdo o perjudicados por el mismo impugnarlo judicialmente para lograr su anulación. De lo contrario, será eficaz y obligará a todos los propietarios, conformes o no con el mismo. Pero no basta, para poder impugnar, con que el propietario esté en contra del acto a impugnar; debe cumplir una serie de requisitos exigidos en la propia Ley de Propiedad Horizontal.

 

De esta forma, estarán legitimados para impugnar los propietarios que hubiesen salvado su voto, los ausentes por cualquier causa a la Junta y quienes hubiesen sido privados indebidamente de su derecho de voto. Además, es requisito indispensable no tener deudas con la Comunidad o proceder a la consignación judicial de su importe previa a la interposición de la demanda.

 

En qué consiste exactamente “salvar el voto” no se define claramente en la Ley y ello ha convertido su incumplimiento en la principal causa de fracaso de las impugnaciones. La jurisprudencia entiende que, para cumplir esta formalidad, debe hacerse constar, en el momento inmediatamente posterior a la votación en que se aprueba el acto, la oposición al mismo y que así se refleje en el acta de la Junta. Para ello, basta con manifestar, por ejemplo, que “se salva el voto para posterior impugnación”.

 

Por último, hay que tener presente que la impugnación no puede realizarse en cualquier momento. El plazo para impugnar es de tres meses desde la celebración de la Junta en la que se tomó el acuerdo impugnable. Dicho plazo se amplía a un año cuando se trata de actos contrarios a la Ley de Propiedad Horizontal o a los estatutos de la Comunidad. El único caso en el que no habría un límite de tiempo para impugnar sería si el acuerdo infringiese algún precepto legal imperativo o prohibitivo contenido en una Ley distinta a la de Propiedad Horizontal. Por último, si el propietario que impugna hubiera estado ausente en la Junta, estos plazos comenzarán a partir del momento en que le fuera notificado el acta de la misma.

 

Carlos Jiménez

Goya Abogados