La condena en costas sin oposición del demandado 24/07/14

 

Los gastos en que incurre una comunidad de propietarios para reclamar judicialmente una deuda se recuperan normalmente a través de la condena en costas. Pero, en muchos casos, notificada la demanda al propietario moroso, éste cede y paga lo que debe. Pues bien, en los últimos meses nos hemos encontrado con varias sentencias dictadas por los Juzgados de Arona en que, contrariamente a la tendencia observada en el resto de España, no condenan en costas al demandado cuando se produce satisfacción extraprocesal, esto es, cuando el propietario paga la cantidad debida directamente a la comunidad de propietarios, sin personarse en el proceso judicial. De esta forma, la actitud obstruccionista del propietario ocasiona unos gastos a la comunidad que no se recuperarán, por la falta de condena en costas.

 

Una primera posibilidad de evitar esta circunstancia sería optar siempre por el procedimiento monitorio del artículo 21 de la Ley de Propiedad Horizontal, que contempla la condena en costas en todo caso. Sin embargo, este procedimiento tiene una importante desventaja, cual es la imposibilidad de ampliar la demanda por nuevas cuotas devengadas con posterioridad a la junta de propietarios en que se aprobó el saldo deudor. Ello conlleva, por un lado, que cuando el procedimiento se alarga por cualquier motivo, la deuda real sea muy superior a la reclamada en el procedimiento monitorio. Por otro, cualquier pago parcial debe imputarse a cuenta de la deuda más antigua, ocasionando que la deuda reclamada ya esté satisfecha pero se haya generado otra nueva que habrá que volver a reclamar.

 

Si finalmente se opta por el procedimiento verbal, hay varias prácticas que podrían aumentar la probabilidad de una condena en costas del demandado, si bien nunca asegurarla del todo:

 

La mejor opción sería que, una vez interpuesta la demanda, la comunidad rechace cualquier ofrecimiento de pago por parte del propietario y le remita a que se persone en los Juzgados a fin de consignar allí la deuda. La parte negativa de esta solución es que la comunidad tendrá que esperar a que el Juzgado le dé ese dinero consignado, por lo que el administrador debe decidir en cada caso si le conviene recibir el dinero inmediatamente a riesgo de perder el importe de los gastos judiciales, o prefiere dirigir al propietario al procedimiento judicial aunque ello suponga esperar más al cobro.

 

Carlos Jiménez

Goya Abogados