Obligación de comunicar el cambio de propietario 02/01/14

 

Por su propia naturaleza y régimen legal, las comunidades de propietarios dependen, para su financiación, casi exclusivamente de las cuotas con las que los propietarios contribuyen a los gastos generales de mantenimiento del inmueble. Por esta razón, la Ley de Propiedad Horizontal construye un régimen ciertamente privilegiado para la reclamación de deudas de las comunidades contra propietarios morosos.

Así, por ejemplo, se establece un procedimiento monitorio con particularidades respecto al régimen general contenido en la Ley de Enjuiciamiento Civil, se declara la preferencia de los créditos de la comunidad por cuotas de gastos generales no satisfechos o se establece la responsabilidad del propietario adquirente por las deudas anteriores a la transmisión de la finca.

En este mismo sentido, el artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal, entre las obligaciones de los propietarios, enumera la de “comunicar a quien ejerza las funciones de secretario de la comunidad, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción, el cambio de titularidad de la vivienda o local”.

Esta obligación la tiene el propietario saliente, es decir, el vendedor y su incumplimiento sí lleva aparejada una sanción: mientras el anterior propietario no haya comunicado el cambio de titularidad, seguirá respondiendo de las deudas que se fueren devengando con posterioridad a la transmisión. Ello supone una mayor protección de la comunidad de propietarios frente al impago de las deudas por gastos generales, pues producido tal impago, la comunidad puede reclamar contra quien figura como el propietario, sin verse obligada a realizar antes labores de investigación sobre si es el auténtico titular de la finca.

Sin embargo, desde el momento en que cualquiera de los órganos de gobierno de la comunidad (Presidente, Secretario, Administrador, etc.) haya tenido conocimiento del cambio de titularidad, la responsabilidad del anterior propietario por las nuevas deudas cesa. Dicho conocimiento puede consistir en cualquier forma de comunicación o en actos concluyentes del nuevo propietario e, incluso, por ser notoria.

Inés Vera Goya

Abogada